¡Oh, mortal! ¡Oh, mortal! deshaz la rueda
(Pedro Calderón de la Barca)

miércoles, 9 de septiembre de 2020

UNA DESPEDIDA, QUIZÁS

 

En el mar, el crepúsculo matutino abarca desde el momento en que el sol alcanza los doce grados bajo el horizonte hasta su salida. Durante dicho lapso, se distingue la línea entre mar y cielo, aunque todavía son visibles las estrellas náuticas de primera y segunda magnitud.

jamás lo contemplé

aunque llegué a creer

que había estado allí

 

7 comentarios:

BAMBÚ ENCANECIDO

tecleo con el ordenador sobre las piernas la televisión está encendida pero nadie le hace caso hay una olla al fuego entra el último barco d...